DEJAR TODO Y A VOLAR DEL NIDO.

Hoy les traemos un post con historia, para responder a muchas de las preguntas que nos hacen en estos días, en relación al dejar todo y a volar del nido.

Jujuy era para nosotros EL lugar elegido para vacacionar, “Cuenta la leyenda que a Jujuy siempre se vuelve!” y así era para nosotros, en repetidas ocasiones, casi un poco obsesivo diríamos, y en cada una de esas despedidas al tener que dejar el norte para volver a Bs As nos invadía un sentimiento de angustia muy grande y en cada vuelta a casa de estos viajes, este sentimiento fue cada vez mayor.

Pero esta tristeza iba mas allá del bajón típico que nos llega al finalizar nuestras vacaciones. Era cada vez mas claro que estábamos dejando NUESTRO LUGAR EN EL MUNDO, en vez de volver a el.

Y así a finales del año 2011 nos hicimos la pregunta que daba vueltas en nuestras cabezas en voz alta, “y si nos vamos a vivir a Jujuy?” y así comenzamos a traerlo al día a día en palabras y a imaginar como seria y nos dijimos…NOS VAMOS.

Quien les escribe Fer, tenía trabajo estable, me había recibido hace casi tres años, disfrutaba mucho de trabajar en el lugar en el que lo hacía a pesar de tener que subirme a tres colectivos y viajar por horas en la atestada Panamericana y Lu ya estaba comenzando un camino de cambio renunciado hacia menos de un año a un trabajo estable, muy anhelado por muchos en esa época pero que él había reconocido, no lo llenaba.

Y comenzaron las preguntas.

Habíamos planeado hacerlo en el transcurso del año siguiente, en algún momento del próximo año, quizás ya bastante entrado el año para que pudiéramos ahorrar y tener una base por si las cosas no salían como uno esperaba.

Y allí comenzaron a brotar de nuestra cabeza las mismas preguntas que todos ustedes nos hacen. DONDE VIVIR? Es muy caro vivir allá?, Como hacemos con el trabajo?  que hacemos con nuestras cosas? como hacemos con los perros? como le decimos a la familia? Y así los brotes en nuestra cabeza, mes a mes eran mas y mas.

Una vez que esas preguntas se instalan en tu cabeza puede que comience ese cosquilleo que genera el miedo. EL MIEDO a lo desconocido, a lo nuevo, ese miedo que a veces es tuyo y otras veces son miedos ajenos. Miedos de las personas que nos rodean, que se imaginan y se hacen esas mismas preguntas que vos te haces, si estuvieran en esa situación. Pero sin el motor que a vos te mueve, que es la necesidad de cambio. EL CAMBIO a algunos los sacude y obliga a moverse y a otros los paraliza.

 Ese miedo que te da lo desconocido, ese cosquilleo de lo nuevo a la vuelta de la esquina. Ese deseo de VOLAR DEL NIDO comienza a ser cada vez mas grande y allí, justo allí pasas del pensamiento a la acción misma.

Comenzarás realmente a visualizarte allí.

Visualizar esto, al menos en nosotros hizo que los últimos meses en el lugar de origen, ese que decidimos abandonar se hagan mas llevaderos y  a su vez generador de mucha ansiedad. Visualizarnos conociendo esa nueva casa, siguiendo esa nueva rutina, VISUALIZARNOS VIVIENDO ESE CAMBIO, el que nos motivó a movernos.

Y así lo que planificamos y visualizamos para ya bastante entrado el año cambió de fecha, en un mensaje desde el colectivo de vuelta a casa… “y si nos vamos en dos meses?”… “vamos!”.

Comienza a hacerse mas palpable este cambio

El cambio es sanador, sea el cambio que sea te hace ver las cosas desde otra perspectiva, con otros lentes o caminar con otros zapatos. Para nosotros fue pensar que dejamos atrás y que nos llevamos con nosotros en nuestra mochila.

Y ya desde el momento en el que uno se da cuenta de lo poco que necesita para vivir y se desprende de todo el equipaje extra, comienza a sanar. Y ahí comenzó, realmente comenzó para nosotros, en ese despojarse de lo viejo para hacerle lugar a lo nuevo.

Vendimos todo lo que teníamos y esto ahora era real, NOS VAMOS.

Marcamos fecha en el calendario, fines de Febrero. Planificamos la ruta y los tiempos, ya que nos fuimos en el auto con nuestros perros. Y con la casa cada vez mas vacía de objetos pero mas llena de expectativas. Solo con unos ahorros un poco paupérrimos, dos cajas sobre el techo del auto, dejando al menos a 10 pacientitos en Buenos Aires para ver solo a dos en el destino y sin casa confirmada. Nos estábamos por mudar al NORTE ARGENTINO, para vivir en jujuy.

Y así iniciamos este camino…porque tu vida te tiene que gustar y solo vos podés hacer que eso pase.

Gracias por llegar hasta aquí, nos leemos en nuestra próxima entrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SEGUINOS!